5 errores a evitar si vas a vender una vivienda

agencias inmobiliarias Barcelona

El sector inmobiliario va cogiendo aire, poco a poco, aunque vender una vivienda sigue siendo una acción para la que armarse de paciencia. Por un lado, existe una oferta amplia de inmuebles en venta y, además, el comprador sabe cuáles son sus fortalezas, sus derechos y ha mejorado su capacidad de negociación. En este escenario hacer que tu casa destaque puede resultar complejo. No te preocupes, como una de las agencias inmobiliarias en Barcelona te ofrecemos algunos consejos para mejorar tu técnica de venta.

En Torrent Finques hemos detectado, de forma recurrente, algunos errores frecuentes que suelen darse entre los inmuebles que encuentran más dificultades para la venta. Para que no caigas en los mismos fallos, te contamos 5 cuestiones fundamentales que debes tratar de evitar.

  1. Poner un precio demasiado alto: Al contrario de lo que ocurría hace unos años, los compradores actuales están bien informados sobre la situación del mercado. Seguramente, hasta sepan cuál es el precio medio de una vivienda en la zona donde se encuentra nuestro inmueble, así que mucho cuidado con excederse con el precio. Cuando se pone un precio ajustado es mucho más fácil vender, poner un precio más alto e ir bajándolo con el paso del tiempo da una sensación de cierta desesperación, que no es beneficiosa para el vendedor.
  2. No arreglar los desperfectos de la vivienda: Un lavado de cara nunca viene mal, pero si además el inmueble tiene desperfectos conviene arreglarlos antes de ponerlo a la venta. Generalmente, los compradores no tienen ninguna intención de ponerse a hacer reformas u obras en el momento que adquieren una vivienda. De hecho, es un buen argumento para negociar un precio inferior por el inmueble. La inversión se recuperará si la venta se realiza al precio deseado y en un plazo de tiempo, considerablemente corto.
  3. Cuidado con la decoración: Un estilo sencillo y despersonalizado es la mejor opción para enseñar una vivienda que está a la venta. El objetivo es que el comprador sea capaz de verse habitando esa casa y no que sienta que está en la casa de un extraño. Con una pequeña inversión se puede mejorar el aspecto de la vivienda o conseguir ese punto más informal. La limpieza también será una cuestión fundamental.
  4. No tomar enserio a los posibles compradores: Sobre todo, cuando se trata de la primera oferta. Habitualmente, los compradores negocian para conseguir el inmueble a un precio más bajo. Como vendedor debemos tener esa capacidad de negociación para situar el precio lo más cerca posible de nuestras expectativas. Si nos hacen una oferta muy baja y queremos esperar por una oferta mejor, puede que la vivienda permanezca cierto tiempo en el mercado.
  5. Tener una visión demasiado cerrada: Hay que estar abierto a todas las posibilidades de promoción y difusión del inmueble. Por ejemplo, hoy en día, los compradores consultan en Internet ofertas de casas y si la nuestra no está podremos perder a un posible comprador.
Dejar un comentario