Diferencias entre donar una vivienda o dejarla en herencia

viviendaHa llegado el momento en la vida de alguien en que se plantea lo inevitable: ¿qué pasará con mis propiedades cuando ya no esté? Es la eterna pregunta. Muchas personas se plantean cómo transmitir la casa familiar u otro inmueble antes de fallecer y la donación suele ser una opción a considerar. Sin embargo, un estudio del Instituto Nacional de Estadística (INE) demuestra que las viviendas heredadas ganan, de calle, a las donadas. El coste fiscal es una de las razones que la gente tiene en cuenta, cifra que varía según la comunidad autónoma.

Por ejemplo, en marzo de este año se transmitieron un total de 63.537 casas, de las cuales un 21,2% fueron en herencia y solamente un 2,2% en donación. Según el portal inmobiliario del Idealista, el peso que estas dos alternativas han tenido sobre el total de viviendas traspasadas en el mes de marzo de los últimos seis años vemos es muy parecido: las casas heredadas representaron entre el 17% y el 21% del total y las donadas, entre el 2% y 3% del total. Pero la cuestión es… ¿Por qué la gente decide dejarlas en herencia que transmitidas en vida? La abogada especializada en fiscalidad y fundadora del despacho Eslawyer, Elena Serrano, confirma que ve muchos casos en que se prefiere dejar la vivienda en herencia por un tema sentimental: “normalmente la gente quiere vivir en su casa hasta que fallece”, reitera la abogada.

Por su parte, el secretario general del Sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha), José María Mollinedo, asegura que lo más común en nuestro país es que los ciudadanos posean una vivienda y una cuenta bancaria, por lo que es difícil que donen su casa en vida a un hijo “a no ser que tenga una segunda residencia. Además, se entraría en conflicto si tiene más de un hijo a la hora de hacer la donación entre las distintas partes”. En este sentido, recuerda que la práctica más frecuente de los padres es que cedan sus pertenecías a sus hijos por medio de la herencia, no por donación. “Nuestra cultura es más proclive a la herencia porque normalmente se tiene un bien único, no tanto por el mayor peso de la tributación de las donaciones”, señala.

La tributación es otro de los aspectos significativos a tener en cuenta. En algunas comunidades autónomas, con competencia sobre el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, las donaciones suelen ser más gravosas a efectos de su tributación que las herencias. Éstas cuentan con bonificaciones, reducciones y deducciones autonómicas. En cambio, en las donaciones sólo existen algunas de estas ventajas fiscales. Asimismo, el adjudicatario tiene la obligación de abonar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, al igual que en el caso de una herencia. Sin embargo, las condiciones son más estrictas al no aplicarse en el cálculo de la base liquidable las reducciones previstas por edad y parentesco.

Por otro lado, si se trata de una concesión, el donante tiene el deber de pagar el Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas (IRPF) correspondiente por dicha donación, puesto que se considera una transmisión lucrativa que puede producir beneficios patrimoniales o, por el contrario, pérdidas. Un ejemplo de ello sería la diferencia entre lo que valía la vivienda cuando se compró y lo que vale cuando la donación puede generar una ganancia patrimonial tributable.

Sin embargo, todo depende de los impuestos y el Gobierno del momento. Aunque hoy en día hay comunidades en las que las tasas a pagar por una propiedad heredada o donada son las mismas, la normativa puede verse afectada si se cambia de presidencia donde se decide eliminar las ventajas fiscales. De este modo, hay abogados que señalan que puede ser interesante realizar una donación de la vivienda a los hijos acogiéndose a la bonificación actual.

En el caso de la comunidad autónoma de Cataluña, en transmisiones de la vivienda habitual a favor de cónyuges o hijos en la herencia se aplica una mejora de la reducción del 95%, hasta un límite de 500.000 euros por el valor conjunto de la vivienda. En cambio, si la transmisión se hace en vida, la reducción es también del 95% pero hasta un máximo de 60.000 euros.

Dejar un comentario