¿Qué gastos hay que tener en cuenta antes de comprar una vivienda?

inmobiliarias en barcelona capital

El mercado inmobiliario se recupera a paso lento, pero seguro. La venta de inmuebles está empezando a despegar, los precios han tocado fondo y las entidades financieras comienzan a liberar créditos para que las familias puedan adquirir una vivienda. Las inmobiliarias en Barcelona capital sabemos que es un buen momento para lanzarse a la piscina, pero cuidado, la compra de una vivienda lleva una serie de costes extraordinarios que conviene tener en cuenta. Gastos con los que, generalmente, no se cuenta como la tasación de la vivienda o la inscripción de la misma en el Registro de la Propiedad. Estos costes suelen rondar el 10% del valor final del inmueble.

En Torrent Finques te contamos cuáles son los gastos relativos a la compra de una vivienda, que es necesario considerar cuando uno se decide a dar el paso de convertirse en propietario:

  1. Tasación de la vivienda: Cuando solicitamos una hipoteca al banco para adquirir una vivienda, será necesario realizar una tasación de la propiedad. Es un requisito que suelen poner las entidades financieras para determinar el porcentaje de financiación que van a conceder. El precio final de la tasación dependerá del tipo de inmueble, aunque suele rondar los 300 euros.
  2. Gastos de notaría: Para la elaboración de las escrituras habrá que acudir al notario y pagar tanto por la escritura de la compra-venta de la vivienda como por la escritura de la hipoteca concedida. Los honorarios del notario están regulados por la administración, pero dependerán del valor de la vivienda.
  3. Registro de la Propiedad: Finalmente, será necesario inscribir las dos escrituras en el Registro de la Propiedad, una acción que también supone un coste. Una vez más, este gasto estará sujeto al precio final de la vivienda.

Nuestra labor como inmobiliaria en Barcelona capital es recordar a los compradores que la adquisición de una vivienda también supone un coste añadido por el pago de impuestos y que, además, el importe final dependerá de si la vivienda es nueva o de segunda mano. Cuando el inmueble es nuevo el IVA correspondiente será del 10%. Si la vivienda es de segunda mano habrá que abonar el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP), que puede variar en función de la Comunidad Autónoma donde se realice la operación, suponiendo entre un 5 y un 10% del valor final del inmueble.

Finalmente, tanto si la vivienda comprada es nueva como si es de segunda mano, habrá que hacer frente al pago del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD), un gasto del 1% del precio escriturado de la vivienda y 1% de la cuantía escriturada por la hipoteca.

Dejar un comentario