Los propietarios que vendieron su vivienda en 2015 tuvieron que rebajarla un 14% de media

skd273191sdcLos arrendadores que vendieron su vivienda durante el pasado 2015 se vieron obligados a rebajar de media un 14% el precio inicial de su inmueble. Dicha rebaja, traducida en euros, equivale a una disminución del precio de 33.400 euros y, comparada con la rebaja que se hizo en 2014, es sólo un punto porcentual más baja: se rebajó el precio un 15% respecto al precio de salida para vender una vivienda. Estos datos se extraen de la sexta edición de la encuesta ‘Experiencia de venta de vivienda de los españoles en 2015’, realizada por el portal inmobiliario fotocasa. Asimismo, la encuesta muestra que en el pasado año, los propietarios han aplicado la menor rebaja de los últimos seis años antes de vender su vivienda.

La media para vender: 10 meses

El mismo documento también revela que el 36% de los propietarios que pusieron su piso en venta en 2015 lo consiguió vender, una cifra bastante superior a la que se registró en 2014, cuando el 28% de los arrendadores pudieron firmar el contrato. En este sentido, de promedio, han tardado en vender 10,6 meses y se acorta un mes respecto a 2014, que se tardó, de media, 11,5 meses en vender. Asimismo, el informe también muestra el desglose por periodos en 2015: el 44% vendió su vivienda en menos de seis meses, 25% tardó entre 7 y 12 meses, un 16% tardó entre 13 y 24 meses y un 15% tardó más de 24 meses.

“El mercado de la vivienda aún no se ha recuperado, pero sí se ha reactivado y por lo tanto muestra un mayor dinamismo que en los peores años de la crisis. En 2015 quienes lograron vender su casa tardaron menos tiempo en hacerlo y aplicaron una rebaja inferior. Pero para vender, es necesario bajar el precio: el 81% de los propietarios que ha conseguido vender su vivienda en 2015 ha tenido que hacerlo”, explica la responsable de Estudios de fotocasa, Beatriz Toribio.

El 46% de los usuarios encuestados asegura que la vivienda que ha puesto a la venta en 2015 es su vivienda habitual, seguido por los que han puesto a la venta una segunda residencia (22%) y un 18% que vende una vivienda que ha recibido en herencia. Por tipologías, el 52% son pisos, el 19% son casas, el 7% son apartamentos, el 4% son dúplex y el 4% restante son áticos.

Medidas en vano

A pesar de la bajada del precio inicial del inmueble por parte de los propietarios, el 64% de ellos no ha conseguido vender su vivienda en 2015 y lleva intentándolo una media de 14 meses. El 66% de los propietarios que no ha vendido, ha bajado el precio y lo ha hecho una media del 14% respecto al precio de salida, lo que traducido a euros representa una media de 32.797 euros de rebaja, sólo 676 euros menos que lo que rebajaron los que sí vendieron su vivienda en 2015. Por tanto, bajar el precio no siempre es garantía para poder vender una vivienda. “El precio es uno de los factores que más influyen la compra de una casa, pero también la ubicación, la distribución, calidades y características de la vivienda. Ya no todo se vende aunque esté en precio”, explica la responsable de Estudios de fotocasa.

A pesar de estos datos, la encuesta constata que en España aún existe una fuerte resistencia a bajar el precio de los inmuebles ya que un 52% de los propietarios que no ha vendido su vivienda y que no ha bajado en ningún momento el precio inicial, reconoce que no está dispuesto a hacerlo. “Por primera vez desde que realizamos este estudio son más los propietarios que, pese a no vender, se resisten a bajar el precio de oferta, lo cual es muy sorprendente después de todo lo que ha ocurrido en el mercado inmobiliario”, añade Toribio.

Siete de cada diez usaron intermediarios

Además de la rebaja en el precio, esta encuesta pone de manifiesto que cada vez más particulares recurre a un profesional para vender su vivienda. Así, un 68% de las personas que vendieron su piso o casa en el último año recurrieron a un profesional inmobiliario. Las principales razones argumentadas por los encuestados para acudir a un profesional son la calidad de las visitas (43%), por la comodidad que supone delegar la gestión (24%), por falta de visitas en la vivienda (17%) y para evitar los trámites burocráticos (16%).

Dejar un comentario